« La insaciable voracidad de los mercados | Página de inicio | El Gobierno debe definir ya un marco regulatorio para el sector eólico »

02/09/11

Reforma constitucional: otra vuelta de tuerca a la derecha

Por Carlos Romero González

 Secretario de Política Sindical y Sectorial de MCA-UGT

 

politica industrial,política económica,industria,unión europea,pacto de competitividad,pacto del euro,inversión,empleo,carlos romero

Cuando el Gobierno ha tenido la primera oportunidad de mostrar la sensibilidad que pregonaban con la sociedad, que reclama una democracia real con mayor participación de los ciudadanos, ha despreciado sin rubor ese clamor popular. El presidente Rodríguez Zapatero, que abrazó en mayo de 2010 los planteamientos neoliberales de los sectores más conservadores de la Unión Europea con la fe del converso, no ha dudado ahora en obedecer también los dictados de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente francés, Nicolás Sarkozy: la limitación de la deuda debe estar en la Constitución.


Diligente como es para obedecer a los líderes de la UE y satisfacer a los voraces mercados, se ha apresurado a imponer una reforma constitucional, en connivencia con el PP, para modificar el artículo 135 de la Constitución Española, incluyendo la limitación exigida para el déficit del Estado y las Comunidades Autónomas. Y lo que es peor, si cabe, en la nueva redacción de este artículo queda expresamente recogida la “prioridad absoluta” del pago de los intereses y el capital de los créditos que compongan la deuda pública.

Como no era de extrañar, las avasalladoras agencias de calificación, y la mismísima señora Merkel, ya han felicitado a Zapatero por esta decisión tan audaz, que modifica la Constitución por la vía de la reforma exprés, pero sin consulta popular mediante Referéndum y rompiendo el consenso que primó en la redacción de la Constitución Española de 1978.

Para eludir la consulta popular que refrendara o rechazara la reforma, el portavoz del Gobierno, José Blanco, ha alegado falta de tiempo para hacer un referéndum, pero más bien parece que lo que hay es pánico a un resultado adverso que irrite a los mercados y a los líderes conservadores de la UE. Felipe González lo tenía más difícil con la permanencia de España en la OTAN y se atrevió con un referéndum que le costó ganar, dejándose algunas plumas en la gatera.

Esta ha sido una de las gotas que ha colmado el vaso de la paciencia y la comprensión de los españoles por el giro radical del Gobierno, con su presidente al frente, que parecen haber renunciado a cualquier de los postulados de la socialdemocracia para asumir los principios neoliberales que pueden acabar con los derechos de los trabajadores y el Estado del Bienestar. Primero fue la Reforma Laboral impuesta, contra la que los trabajadores hicieron una Huelga General. UGT y CCOO presentamos en Congreso una Iniciativa Legislativa Popular, avalada por más de un millón de firmas, para modificar los aspectos más lesivos que contiene el Real Decreto. Luego vino otra imposición con la Reforma de la Negociación Colectiva y, después, esa decisión incomprensible y contradictoria con las políticas anteriores del mismo Gobierno, de eliminar al límite de 24 meses para encadenar contratos temporales con la obligación de convertirlos en indefinidos . Ante esa medida, hay jóvenes trabajadores cuya expectativa es que les llegará la edad de jubilación y ellos tendrán todavía un contrato temporal.

¿Y los mercados? A los mercados les importa un bledo el ‘harakiri’ político de Zapatero, que deja al PSOE a los pies de los caballos del PP para que pueda formar gobierno con una mayoría suficiente como para aplicar los recortes que ya están imponiendo en las Comunidades Autónomas gobernadas por el Partido Popular, como modelo de lo que será su gestión a partir de ahora, caso de llegar a La Moncloa el 20-N.

Después de un primer guiño amistoso de Standard & Poor’s, la prima de riesgo ha vuelto a subir a los 300 puntos y no van a dar tregua ni cuartelillo por mucho que agachen la cabeza en lo que les queda de tiempo antes de las elecciones.

A los sindicatos nos quedan las movilizaciones, como primer paso, para dejar claro que no estamos de acuerdo con esa reforma que, como ha dicho el Secretario General de UGT, Cándido Méndez, ha escorado a la Constitución Española a la derecha.


Comentarios

Argumentos básicos para entender lo que está pasando, también desde la perspectiva medioambiental:
Leed esto y los comentarios que le siguen (a favor y en contra):

http://blogsostenible.wordpress.com/2011/09/01/el-deficit-cero-es-basico-para-la-sostenibilidad/

Anotado por: JR | 04/09/11

Dejar un comentario